Salidas Profesionales Enfermería

Salidas profesionales Enfermería

La enfermería es una de esas profesiones tildadas como vocacionales.

Normalmente quien estudia enfermería es porque tiene una convicción personal de ayudar a los demás, pero también es alguien que no tiene aversión a las agujas, sangre o cualquier otro elemento que otros muchos solemos ver y estar a punto del desmayo.

Se mire como se mire, los graduados en Enfermería son unos valientes, pero ¿qué tal está su mercado laboral?

Futuro laboral tras estudiar Enfermería

La principal opción que siguen los graduados de estos estudios es el trabajo en hospitales o centros públicos.

Para ello, el primer paso es inscribirse en la bolsa del servicio de salud correspondiente, aunque esto no garantiza el trabajo a corto plazo.

Lo normal es que vayan saliendo sustituciones o vacantes temporales, ya que las plazas de enfermería están condicionadas a la demanda del mercado laboral y las convocatorias de Instituciones Públicas.

Salidas profesionales de Enfermería

Quienes tengan la paciencia suficiente, conseguirán ser llamados para cubrir una plaza de enfermeros. Aunque también puede darse el caso de prolongar los estudios para especializarse o incluso pasar al terreno de la docencia. Veamos las opciones.

Enfermería de servicios de salud

Es la opción principal por la que optan la mayoría de graduados.

Cada año los servicios de salud de cada Comunidad Autónoma ofertan plazas de reposición y plazas para nuevos servicios.

El mecanismo de acceso a dichas plazas es mediante oposición, de forma que según los resultados de la misma optaremos a una plaza o quedaremos en la reserva para cubrir vacantes.

Aunque el salario de enfermería varía en función de la Comunidad Autónoma, podemos establecer una horquilla de sueldo entre los 23.000 y los 32.000 euros brutos anuales.

Enfermería de Instituciones Penitenciarias

Aunque la mayoría de nosotros podamos pensar directamente en hospitales al hablar de enfermería, lo cierto es que los centros penitenciarios también son una opción.

La vía de acceso a esta salida profesional es diferente a la anterior, de forma que se deben preparar unas oposiciones específicas.

También es importante saber que el número de plazas ofertadas suele ser menor al del punto anterior.

En cuanto a las condiciones económicas, el sueldo base puede ser muy similar al de los servicios de salud, aunque en el caso de las Instituciones Penitenciarias existen ciertos pluses.

Enfermero Interno Residente

La opción para quienes deseen seguir formándose es el llamado EIR, una formación especializada y, sobre todo, remunerada.

Cada año se convocan unas 1.000 plazas para esta formación, que tiene una duración de 2 años. Si la completamos exitosamente podremos optar a trabajar como enfermero especialista o también generalista, aunque en este último caso tendremos puntos extra al opositar.

Investigación

Si tenemos en cuenta que la medicina es una ciencia en constante evolución y que propicia descubrimientos y avances de manera frecuente, la vía de la investigación no es descartable.

La mayoría de plazas para enfermería de investigación suelen estar enmarcadas en proyectos de investigación o becas, por lo que el sueldo depende también de éstos.

Docencia

Como sucede con otros muchos estudios, los graduados pueden reciclarse en nuevos profesionales de la enseñanza.

En el caso de la enfermería influye mucho ese avance constante mencionado anteriormente, de forma que los nuevos titulados suelen contar con una buena preparación y mejores conocimientos.

En lo referente al sueldo, dependerá del centro en el que se ejerza la docencia y, sobre todo, del nivel de estudios.

La Enfermería y el sector privado

Aunque no suele ser la vía prioritaria para la mayoría de graduados, no debemos olvidar que el sector privado también ofrece salidas profesionales para los estudiantes de Enfermería. Veamos cuáles son las más comunes.

Servicios de higiene preventiva en empresas

Las empresas del sector privado que cuentan con una plantilla de trabajadores numerosa, suelen optar por la inclusión de profesionales sanitarios en su plantilla.

La idea es ofrecer un servicio más cercano a sus trabajadores, pero también minimizar el tiempo de baja o la ausencia del lugar de trabajo.

Bajo esta premisa podemos encontrar enfermeros de empresa privada o también responsables de enfermería. Mientras que en el primer caso las funciones serían las mismas (a nivel básico) que pueda desarrollar un enfermero en un centro de salud, en el segundo supuesto hablamos de un cargo más de carácter administrativo, orientado a organizar las vacunas, análisis o tratamientos que deban realizarse periódicamente a la plantilla.

Centros sociales especializados

También podemos encontrar centros de cuidado de carácter privado. Residencias para mayores, clínicas privadas o algún otro centro social especializado requieren de una plantilla con graduados en enfermería.

Como en este caso la remuneración la marca el empleador, puede que para algunos esta idea suponga una mejor opción de futuro.

Salidas profesionales de Enfermería en la UE

Ya sabemos que hoy en día poco importan los estudios que elijamos, encontrar salidas profesionales siempre es complicado y, a veces, la espera puede ser totalmente desmoralizante.

En el caso de la enfermería, esperar la llegada de esa plaza que tanto queremos puede demorar años, así que nunca está de más pensar en alternativas con las que ocupar nuestro tiempo y de paso mejorar nuestro currículum y experiencia.

Bajo esta última premisa no son pocos los graduados que están optando últimamente por probar suerte en otros países de la Unión Europea.

En países como Reino Unido o Francia actualmente existe una fuerte demanda de enfermeros.

Las razones que explican esto se encuentran en la configuración de su sistema sanitario.

Entrar a explicar las diferencias podría ser algo complejo, pero simplificando el asunto se puede decir que al contar con una sanidad pública que cubre más tratamientos, necesitan más personal sanitario y ofertan más plazas.

Lo importante de esto es que puede suponer una alternativa si llegado el momento no obtenemos esa plaza que tanto nos gustaría.

Bien mirado, la opción puede resultar muy beneficiosa, ya que no solo añadiríamos una experiencia en otro idioma a nuestro currículum, sino que conocer otras prácticas o maneras de ejercer la enfermería puede abrir nuestra mente y, en el futuro, terminar por aportar mejoras a la enfermería que se practica en España.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad